Nutrición-Alimentación en Salud y Enfermedad/Temas de revisión

Café y Enfermedades Crónicas: Una revisión de la literatura Por: Iván Osuna


Los granos de café son las semillas que se desarrollan dentro de las bayas de una planta de hoja perenne que crece en tierras húmedas. Una vez que se han recolectado las bayas y se han procesado para eliminar las capas exteriores, los granos verdes viajan por todo el mundo. Tostados, molidos y mezclados con agua caliente, sus sabores concentrados y aromáticos se liberan para crear una de las bebidas más extraordinarias y famosas1.

En México, se cultivan comercialmente dos especies de café: Coffea arabica y Coffea canephora, las cuáles son identificadas como tipo arábica y tipo robusta, respectivamente., cultivándose en 12 estados del país, principalmente por agricultores indígenas bajo métodos rudimentarios2.

En los últimos años, el consumo de café ha ido en aumento. Históricamente, se le ha considerado como un factor de riesgo así como protector para la salud y la enfermedad. Recientemente se ha publicado que el consumo del mismo disminuye todas las causas de mortalidad, observando el mayor efecto en aquellos que beben más de 4 tazas al día3, sin embargo otra publicación no ha encontrado disminución en el riesgo de enfermedad crónica ni de cáncer4.El presente aporte tiene la finalidad de revisar la literatura científica publicada en los últimos 3 años que, a criterio personal, creo nos pudiera ser de utilidad a los profesionales de la nutrición.

¿Es el café un antioxidante?

En el café verde existe una gran cantidad y variedad de compuestos fenólicos, ejemplificados por los ácidos clorogénico, cafeico, fenílico y cumárico. Al tostarse dichos granos (sometimiento de los granos verdes a temperaturas de al menos 150°C), se afecta marcadamente su composición en fenoles debido a la reacción de Maillard, originándose  pigmentos denominados melanoidinas, que le dan al café tostado su color característico5. Diversos autores han reportado que la capacidad antioxidante varía dependiendo el tipo de tueste al que se es sometido. En el 2012, se estudió la capacidad antioxidante en humanos después de beber café con un tostado medio claro o bien café tostado medio. El café medio claro mostró una composición mayor de ácido clorogénico, y un menor contenido de productos de la reacción de Maillard, comparado con el café medio. Después de beber durante 4 semanas café tostados con éstas características, se observaron incrementos  significativos en el estado antioxidante total  plasmático, en la superóxido dismutasa eritrocitarias, en la actividad de la catalasa, y en la glutatión peroxidasa tras beber café independientemente el tueste, aunque se observó un incremento en el valor ORAC (capacidad de absorción de radicales de oxigeno) únicamente en el café medio claro. Concluyendo con ello que, independientemente del proceso de tueste al que sea sometido el grano, ambos tipos tienen efectos antioxidantes similares6.

¿Se relaciona el consumo de café con hipercolesterolemia?

En su composición, el café tiene cafestol y kahweol, los cuales son compuestos liposolubles conocidos como diterpenos. Ambos incrementan el colesterol sanguíneo y los triglicéridos, sin embargo, se ha documentado que se disminuyen sus concentraciones al utilizar filtros de papel7.En el 2013, se publicaron los resultados de una investigación en la cual durante 4 semanas 20 sujetos sanos bebieron 3 o 4 tazas de café con tueste medio, o medio claro, y se evaluaron marcadores de inflamación así como perfil de lípidos. Ambos tuestes incrementaron el colesterol total y LDL, así como moléculas solubles de adhesión vascular (sVCAM-1), observándose también incrementos en selectina E y fibrinógeno, sugiriendo con ello un efecto inflamatorio relacionado al consumo de café. El tueste medio incremento el colesterol HDL. El grupo de investigadores concluye que el consumo moderado de café filtrado tiene efectos no deseados en colesterol y marcadores de inflamación, independientemente de su contenido antioxidante, sin embargo el tamaño de la población estudiada es muy pequeño8.

¿Existe un vínculo entre el consumo de café y la incidencia de diabetes?

Recientemente se ha publicado un metaanálisis en el cuál se incluyeron 28 cohortes epidemiológicas.  Se analizaron los riesgos relativos para incidencia de diabetes, encontrando que aquellos individuos que beben 5 tazas al día tienen un RR de 0.70, los que beben 3.5 tazas al día muestran un RR de 0.80 y quienes beben una taza, tienen un RR de 0.91, es decir, se observa un comportamiento dosis respuesta, con menores incidencias de diabetes en aquellos que beben más café.  Además, se analizó si la asociación inversa se presentaba en café descafeinado por igual, encontrando riesgos relativos similares.  Concluyendo con ello que el consumo elevado de café se relaciona con menor riesgo de diabetes9. Es importante mencionar que en los estudios se evalúa el consumo de café americano, aunque no se toma en cuenta la adición de azúcar, crema  o leche, son aspectos que desde el punto de vista nutricional pueden impactar en los resultados, sobre todo en aquellos pacientes que beben un número considerable de tazas al día. Es necesario realizar ensayos clínicos de larga duración para establecer la causalidad de dicha asociación.

En el 2012, la revista Nutrition Reviews publicó un artículo que lleva por nombre “El rol del café en la modulación del riesgo de Diabetes”, dónde se proponen a diversos mecanismos de acción como los responsables del efecto protector en diabetes. Se ha documentado que la cafeína de forma aislada disminuye la sensibilidad a la insulina, provocando con ello hiperglucemia. Sin embargo, al consumirse en el café, actúa sinérgicamente con los compuestos fenólicos, produciendo un efecto hipoglucémico. Se ha documentado en modelos animales que el ácido clorogénico reduce la glucosa plasmática en ayuno al incrementar la sensibilidad a la insulina, disminuye la absorción intestinal de glucosa al inhibir diversos transportadores, así como también puede inhibir la glucosa-6-fosfato, enzima clave en la producción hepática de glucosa. En humanos se ha corroborado un efecto inhibitorio en la absorción intestinal de glucosa, disminución de la movilización de glucosa hepática e incremento en la utilización de glucosa por los tejidos periféricos. Otro aspecto involucrado es el contenido de magnesio (30 mg/taza de espresso y 7 mg/taza en americano), el cual pudiera estar relacionado con un incremento en la sensibilidad a la insulina por igual.  Otro mecanismo propuesto es el incremento en el gasto energético desencadenado por beber café, lo que se relaciona con una mayor lipólisis y menor riesgo de obesidad.  Un tercer mecanismo es la capacidad antioxidante, la cual previene la disfunción de las células beta del páncreas10, sin embargo, no todas las investigaciones concuerdan con dichos mecanismos, al no observarse modificaciones en la glucemia posprandial y en las respuestas insulínicas al beber café11.

El presente año se publicaron los resultados de un estudio dónde se evaluaron los efectos del café descafeinado y cafeínado, con diversos contenidos de ácido clorogénico en las repercusiones producidas por la fructosa, para lo cual suplementaron con 4 g/kg de fructosa al día a 10 individuos sanos. Se observaron mejorías en la oxidación de lípidos en los individuos que bebieron de los cafés con un contenido elevado de ácido clorogénico, así como atenuación de la resistencia a la insulina,  aunque no se observaron mejorías en la acumulación intrahepática de lípidos12.

¿Se relaciona el consumo de café con algún tipo de cáncer?

Históricamente se relacionaba al cáncer de páncreas con el consumo de café, sin embargo, recientemente se ha publicado un metaanálisis en el cuál se analizaron 37 estudios de casos y controles y 17 cohortes, arrojando evidencia dónde no se muestra una relación entre la bebida y éste tipo de cáncer, incluso bebiéndolo a dosis elevadas13. Mismos resultados se encontraron para cáncer de hígado14. Respecto a cáncer de mama, no se ha evidenciado un incremento en el riesgo, aunque si existe evidencia que relaciona el consumo con disminuciones en el riesgo de tumores receptores de estrógenos negativos15.

¿Existe relación entre Hipertensión Arterial y consumo de café?

Estudios experimentales han asociado al café y a la cafeína con incrementos leves en la tensión arterial, en las concentraciones circulantes de norepinefrina, incremento en la rigidez arterial y alteraciones en la vasodilatación. Se ha reportado que por cada taza de café, la tensión sistólica incrementa 2.04 mmHg y la diastólica 0.73 mmHg. Sin embargo, se ha observado una relación inversa con el consumo de café e infarto al corazón, teniendo 11% menos riesgo aquellos que beben 4 tazas al día16.

¿Existe relación entre el consumo de café y enfermedades del tracto gastrointestinal?

Si bien la cafeína se relaciona con estimulación a la producción de ácido clorhídrico, incrementando con ello el riesgo de Enfermedad por Reflujo GastroEsofágico, Ulcera Péptica, Úlcera Duodenal y Enfermedad por Reflujo no Erosiva, un metaanálisis publicado recientemente no ha mostrado resultados que avalen dicha asociación, concluyendo los autores que el café pudiera tener, incluso, un efecto protector ante estas condiciones, debido al efecto relajante, antioxidante y fitoquímico17.

Conclusiones

No existe evidencia científica que respalde una asociación entre el consumo de café y mayor mortalidad, descontrol en la tensión arterial, mayor incidencia de trastornos del tracto gastrointestinal, entre otras patologías. Su inclusión en la terapia médico nutricional pudiera desempeñar un papel importante en la prevención de la diabetes y de infarto al corazón, debido al contenido de antioxidantes. Su exclusión del patrón de alimentación de los pacientes no está justificado científicamente, sin embargo, es responsabilidad personal de cada uno de nosotros como profesionales de la nutrición orientar a los pacientes respecto a las cantidades de consumo, así como a los métodos de preparación más recomendados para disminuir los posibles efectos deletéreos en la salud.  Conforme incluyamos en nuestra práctica a la nutrición basada en evidencias, proveeremos a nuestros pacientes de los mayores beneficios clínicos posibles, dejando de lado los mitos y la información sin fundamentación.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ellis H. Café: Descubre, saborea, disfruta. Ed. CEAC. 2009. España.
  2. Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (AMECAFE), 2012. En: http://www.infocafe.org.mx/img/EMI_Estudio%20de%20Cafe%20en%20Mexico_Presentacion%20para%20Publicacion.pdf
  3. Gardener H. Coffee and Tea Consumption Are Inversely Associated with Mortality in a Multiethnic Urban Population. The Journal of Nutrition. 2013;. 143: 1299-1308,
  4. Floegel A. Coffee consumption and risk of chronic disease in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC)–Germany study. The American journal of Clinical Nutrition. 2012; 95(4): 901-908
  5. Gutiérrez A. Café, Antioxidantes y protección a la salud. MEDISAN. 2002; 6(4): 72-81
  6. Faraldo T. Medium Light and Medium Roast Paper-Filtered CoffeeIncreased Antioxidant Capacity in Healthy Volunteers:Results of a Randomized Trial. Plant Foods Hum Nutr. 2012; 67: 277-282
  7. Cai L. The effect of coffee consumption on serum lipids: a meta-analysis of randomized controlled trials. European Journal of Clinical nutrition. 2012; 66: 872-877
  8. Correa T. Paper-filtered coffee increases cholesterol and inflammation biomarkers independent of roasting degree: A clinical trial. Nutrition. 2013; 29: 977-981
  9. Ding M. Caffeinated and DecaffeinatedCoffee Consumption and Riskof Type 2 Diabetes: A SystematicReview and a Dose-ResponseMeta-analysis. Diabetes Care. 2014; 37: 569-586
  10. Natella F. Role of coffee in modulation of diabetes risk.Nutrition Reviews. 2012; 70(4): 207-217
  11. Hätönen K. Coffee does not modify postprandial glycaemic and insulinaemic responses induced by carbohydrates. Eur J Nutr. 2012; 51: 801-806
  12. Lecoultre V. Coffee consumption attenuates short-term fructose-induced liver insulin resistance in healthy men. Am J ClinNutr 2014;99:268–75.
  13. Turati F. A meta-analysis of coffee consumption and pancreatic cancer. Annals of Oncology 23: 311–318, 2012
  14. Xuan L. Consumption of coffee associated with reduced risk of liver cancer: a meta-analysis. BMC Gastroenterology. 2013; 13:34
  15. Juan X. Coffee Consumption and Risk of Breast Cancer: An Up- To-Date Meta-Analysis. PLOS One. 2013; 8(1): e52681
  16. Mostofsky E. Habitual Coffee Consumption and Risk of Heart Failure: A Dose-Response Meta-Analysis. Circulation Heart Fail. 2012; 112: 967299
  17. Shimamoto T. No Association of Coffee Consumption with Gastric Ulcer, Duodenal Ulcer, Reflux Esophagitis, and Non- Erosive Reflux Disease: A Cross-Sectional Study of 8,013 Healthy Subjects in Japan. PLOS One. 2013; 8(6): e655996

Ivan Armando Osuna PadillaMNC. Iván Armando Osuna Padilla, NC
Licenciado en Nutrición, Universidad Autónoma de Durango
Maestría en Nutrición Clínica, Instituto Nacional de Salud Pública
Diplomado en Metabolismo, Obesidad y Nutrición, Instituto Politécnico Nacional
Diplomado en Prevención de Enfermedades Crónicas I-II, Instituto Nacional de Salud Pública
Diplomado en Nutrición y Dietoterapia, Universidad Autónoma de Sinaloa
Nutriólogo Certificado, Colegio Mexicano de Nutriólogos
Asesor Nutricional Independiente

Si tienes comentarios sobre este artículo contáctate con el Licenciado Iván Osuna email: iosuna87@hotmail.com

2 pensamientos en “Café y Enfermedades Crónicas: Una revisión de la literatura Por: Iván Osuna

  1. Me alegra que fuese de tu agrado. Es el objetivo de los aportes Monterrat, información util con soporte científico.

    Abrazos

  2. Me super encanto este artículo, porque esa es muchas veces la controversia que se tiene si permitirle a nuestro paciente tomar café o no, si se la da que tanto se relaciona con alguna patología. Muchas Gracias por compartir este tipo de información, que es muy útil. Éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s