Nutrición en Enfermedades Crónicas no Transmisibles 04/12/2013


EXPERTO

MND Alejandra García
NC, ED

Alejandra García Quiroz_c

Nutricionista Clínica (NC) egresada de la Facultad de Salud Publica y Nutrición (FASPyN) de la UANL, México; certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, A.C., Máster Internacional en Nutrición y Dietética (MND) con Especialidad en Nutrición Clínica y Especialidad Nutrición y Actividad Física de la Universidad de León, Barcelona, España.
Leer más…

space

GUÍAS GENERALES

Nuestro panel de expertos agradece la oportunidad de proporcionar este servicio gratuito a nuestra comunidad en línea. Mientras se espera que los expertos respondan a las preguntas con la mayor habilidad de que dispongan, también se espera que las personas que realizan las preguntas observen las guías generales.
1.Coloque una pregunta a la vez.
2.No haga la misma pregunta a más de un experto. Los duplicados serán removidos.
3.Utilice su mejor juicio en cuanto al trabajo requerido para contestar su pregunta. La mayoría de los expertos cobran por su tiempo de consultoria en su práctica diaria y aquí lo hacen gratuitamente. Les recomendamos primero haga una búsqueda a través de libros de texto y/o páginas web de reconocidas organizaciones para dar respuesta a sus preguntas de lo contrario pregúntele al experto.
4.No es necesario que sea un profesional de la salud para hacer una pregunta pero es necesario que nos indique una dirección válida de correo electrónico. Este correo electrónico no será visible a otros usuarios.
5.Esta es una página pública. Por favor no incluya mensajes personales, teléfonos personales o direcciones de correo electrónico en el cuerpo de su pregunta.
6.La información proporcionada no tiene la intención de substituir el consejo de un profesional de la salud. Siempre consulte con su médico u otro profesional de la salud si requiere una evaluación o tratamiento.
7.Los expertos se reservan el derecho de declinar alguna pregunta, debido a experiencia insuficiente, que la pregunta sea no apropiada, conflicto de intereses o alguna otra razón.
8.Por favor sea cortés, no coloque anuncios de ningún tipo ni utilice lenguaje inapropiado.
9.Las preguntas que no reciban respuesta en un periodo de dos semanas podrán ser removidas a discreción del administrador.

space

Diabetes, Obesidad, Neuroendocrinología

Pregunta de Cristina a MND Alejandra García NC, ED:
04/12/2013 a las 4:53 am

Cordial Saludo, quisiera saber que enfermedades o efectos secundarios, podría traer la pérdida de peso rápida en pacientes con problemas de peso, se que puede causar colelitiasis e hígado graso, quisiera saber que otras consecuencias podría traer esto y la razón fisiológica si la hay que tengas buen día y agradecería tu pronta respuesta.

Respuesta de MND Alejandra García NC, ED:
05/12/2013 a las 1:39 am

Buen día Cristina, un plan de alimentación debe ser individualizado y debe promover la reeducación alimentaria para la adopción de hábitos saludables. Las dietas restrictivas que promueven una muy rápida pérdida de peso (de manera no saludable), regularmente no cubren los requerimientos de las personas, además no están adaptadas a sus necesidades, a sus gustos, a su estilo de vida y a su condición fisiopatológica.

Las dietas muy restrictivas, muy bajas en calorías, aunque consiguen que el peso disminuya a corto plazo y de manera rápida constituyen un riesgo inaceptable para la salud.

Entre los riesgos y efectos secundarios que se presentan, son los siguientes:

  • Agravar y empeorar el riesgo de los trastornos metabólicos, alteraciones gastrointestinales, alteraciones cardio-circulatorias, alteraciones dermatológicas.
  • Inducir cambios en el metabolismo energético que produzcan estados de “resistencia” a la pérdida de peso con la realización de sucesivas dietas.
  • Originar situaciones de desnutrición proteica o déficit de diferentes tipos de micronutrientes (vitaminas, oligoelementos, etc.).
  • Inducir cambios en el metabolismo energético que produzcan estados de “resistencia” a la pérdida de peso con la realización de sucesivas dietas.
  • Originar situaciones de desnutrición proteica o déficit de diferentes tipos de micronutrientes (vitaminas, oligoelementos, etc.).
  • Fomentar el sentimiento de frustración afectando negativamente al estado psicológico del paciente con obesidad (Trastornos neuropsíquicos).
  • Desencadenar o favorecer el desarrollo de trastornos del comportamiento alimentario, de enorme gravedad y peor pronóstico que la propia obesidad (a veces de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir).
  • Trasmitir conceptos erróneos sobre la obesidad y su tratamiento. Ello puede cronificar o sistematizar hábitos alimentarios arriesgados.
  • Retrasar el inicio de un tratamiento adecuado, aumentando el riesgo de morbimortalidad.
  • Producir gastos económicos innecesarios, y en algunas ocasiones muy elevados, en productos que no producen los efectos declarados.
  • Aparición de diversos signos y síntomas asociados, tales como caída o pérdida del cabello, sequedad del cabello, debilidad o fragilidad de las uñas, mareos, astenia

Otros efectos:

  • Cetosis
  • Crisis de gota
  • Acidosis láctica
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Estreñimiento
  • Arritmias
  • Litiasis renal
  • Debilidad muscular
  • Pérdida de masa ósea (Riesgo de fracturas y osteoporosis)
  • Anemias
  • Dolor de cabeza, agudizar los ataques de migraña
  • Hipotensión ortostática
  • Intolerancia al frío
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Dificultad de concentración
  • Depresión, etc

Algunas consecuencias por déficit de micronutrientes son:

De minerales

  1. Zinc: inmunodeficiencia, alteración del gusto y el apetito, y dificultad en la cicatrización de las heridas.
  2. Hierro: debilidad y anemia ferropénica.
  3. Calcio: maduración ósea defectuosa, osteoporosis y trastornos en la coagulación sanguínea.
  4. Magnesio: debilidad muscular.
  5. Yodo: hipertrofia de la glándula tiroides y bocio.
  6. Sodio: reducción de apetito, apatía mental y calambres musculares.
  7. Potasio: debilidad muscular y trastornos cardiacos.

De vitaminas

  1. Tiamina o vitamina B1: astenia, problemas psíquicos como estados depresivos, irritabilidad, dificultad de concentración y problemas de memoria.
  2. Riboflavina o vitamina B2: lesiones de mucosas y piel, y lesiones oculares en general.
  3. Niacina o ácido nicotínico o nicotinamida o vitamina B3 o factor PP: lesiones cutáneas y gastrointestinales, y desórdenes nerviosos y mentales.
  4. Piridoxina o vitamina B6: dermatitis, temblores musculares y litiasis renal.
  5. Biotina o vitamina H o vitamina B8: fatiga, depresión, dolores musculares, náuseas.
  6. Ácido fólico o vitamina B9 o folacina: trastornos digestivos, diarrea, anemia megaloblástica.
  7. Cianocobalamina o vitamina B12: problemas de absorción, anemia perniciosa y alteraciones neurológicas.
  8. Ácido ascórbico o vitamina C: hemorragias subcutáneas, encías rojas, y mala cicatrización de las heridas.
  9. Retinol o vitamina A: trastornos oculares, alteraciones de las mucosas y inmunodeficiencia.
  10. Vitamina D3 o colecalciferol o vitamina D: pérdida de masa ósea y osteomalacia.
  11. Tocoferol o vitamina E: lesiones renales y alteraciones a nivel del aparato genital.
  12. Vitamina K o filoquinona: trastornos en la coagulación sanguínea.

Es importante enfatizar que las dietas restrictivas o rápidas no prometen una alimentación que se pueda sostener, que no signifique una amenaza o riesgo para el organismo o que nos enseñe a comer mejor y consolidar nuevos hábitos de vida, simplemente ayudan a bajar peso rápido.

Lo aconsejable es que las personas se mantengan al margen de estas dietas que pueden alterar el funcionamiento de su organismo para siempre y es mejor que se adentren en un proceso en el cual poco a poco se aprenda a comer mejor y vivir con hábitos más saludables. De esta manera, se logrará bajar de peso sin poner en riesgo la salud y una vez que el cuerpo logre un peso apropiado, se podrá sostener dicho peso sin que la persona tenga que pasar restricciones o sufrir de hambre ni privaciones ni tenga que realizar locuras. Es decir, la persona podrá bajar de peso sanamente y disfrutar de los resultados por mucho tiempo. Perder peso debería ser el resultado de hábitos de alimentación adecuados, esfuerzo y un estilo de vida saludable. Es más efectivo mantener un peso saludable, cuando se ha llegado a tener hábitos de alimentación saludables. Por eso es importante que toda persona que quiera bajar de peso se ponga en manos de un Profesional de la Nutrición calificado para que sea valorado de una manera minuciosa y se le recomiende la que es mejor para ella y pueda conseguir su objetivo de una forma sana y equilibrada.

La misión de nosotros los Nutriólogos o Nutricionistas es la de guiar, acompañar, apoyar y ayudar a las personas en todo su proceso de cambio, en la enseñanza de los buenos hábitos de la alimentación (educación en nutrición) y el brindarles recomendaciones nutricionales, planes de alimentación personalizados (no dietas de gaveta) con el objetivo de cuidar y promover la salud de manera integral (que significa mantener un estado óptimo de bienestar físico, mental, espiritual, social y no la ausencia de enfermedad), además de prevenir cualquier enfermedad.

Cristina, espero que la información que te comparto te sea de utilidad y aclare tus dudas. También te recomiendo que leas mi respuesta a una pregunta que me hizo recientemente Andrea relacionada con este tema de las dietas.

Estoy a tus órdenes para cualquier otra duda.

Saludos cordiales,

Alejandra García Quiroz, MND, NC. ED.
Nutrióloga Clínica y Educadora en Diabetes