MND Alejandra García NC, ED | Diabetes, obesidad, neuroendocrinología


MND. Alejandra García Quiroz, NC, ED.Diabetes, Obesidad, Neuroendocrinologia

MND. Alejandra García Quiroz, NC, ED.
Diabetes, Obesidad, Neuroendocrinologia

MND. Alejandra García Quiroz, NC, ED.

Áreas de interés:

Neuroendocrinología, neurobiología de la nutrición, epigenética nutricional y  nutrición clínica.

Resistencia a la insulina y síndrome de ovario poliquístico.

Educación en diabetes,  educación en obesidad y health coaching.

Ale es Nutricionista Clínica (NC) egresada de la Facultad de Salud Publica y Nutrición (FASPyN) de la UANL (Universidad Autónoma de Nuevo León), México; certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, A.C., Máster Internacional en Nutrición y Dietética (MND) con Especialidad en Nutrición Clínica y Especialidad Nutrición y Actividad Física de la Universidad de León, Barcelona, España;  Postgrado de Educador en Diabetes (ED) otorgado por la Facultad de Medicina de la UANL, además cuenta con muchas otras certificaciones, cursos y diplomados.  Ale es una reconocida  Nutricionista en su país que ha dedicado gran parte de su labor profesional al desarrollo de la capacitación en diabetes. Ella es miembro de la ALAD (Asociación Latinoamericana de Diabetes), así como participa en un programa radial sobre nutrición y diabetes. Alterna su actividad profesional con la docencia, dictando cursos a nivel de pregrado y postgrado sobre nutrición clínica, diabetes, síndrome metabólico y obesidad para la FASPyN-UANL en Monterrey, N.L, para la Universidad Modelo en  Mérida, Yucatán y la Universidad Autónoma de Durango, Campus Los Mochis, Sinaloa. Dentro de sus publicaciones destacan su participación en el libro ¿Porque fracasan las dietas? Con el capitulo “Las reglas de Oro de la alimentación Inteligente”. Libro que fuera publicado en la Argentina en 2007 y ha sido editado también en España como material de estudio.

Información de contacto:

E-mail:alequirz@yahoo.com.mx

Twitter: DrAle_GQuiroz

Web: www.noptimalhealth.com

57 pensamientos en “MND Alejandra García NC, ED | Diabetes, obesidad, neuroendocrinología

  1. Buenos dias estimada doctora! Quisiera me despeje una duda que tengo, que sucede en el caso que un paciente con sobrepeso u obesidad que estando en tratamiento con un@ nutrcionista esta bajando paulatinamente consulta a consulta y de repente se queda estancad@ y aun le falta bajar de peso! Doctora cual es su punto de vista con respecto a este caso? Que es lo mas recomendable hacer?

    De antemano le quedo como siempre infinitamente agradecida! Saludos

    • Hola Diana, para poder responder adecuadamente a tu pregunta, te pido que me des más detalles e información del paciente para poder darte mi opinión y mis sugerencias. También que me digas, si tu eres la Nutricionista que esta tratando al paciente, cuál es su diagnóstico nutricio en base a la metodología del proceso del cuidado nutricio que seguimos los Nutriólogos o Nutricionistas, cualés son los objetivos que acordaste con el paciente antes de planificar su plan de alimentación. Cuanto tiempo lleva con esta prescripción dietética, si esta haciendo ejercicio.

      Te recomiendo también que le des un vistazo a las respuestas de las preguntas que me hicieron Lupita y Guillermo que están muy relacionadas con tu pregunta.

      Quedo en espera de tus comentarios.

      Saludos cordiales,
      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

  2. Maestra buenas tardes, antes que nada quiero saludarla y agradecerle por la atención que presta a todos los comentarios. Mi inquietud es acerca del paciente con obesidad mórbida que evidentemente esta reteniendo líquidos, reflejándose en el mantenimiento de su peso, aunque si existe reducción de otros indicadores como la circunferencia de cintura y cadera, así como su porcentaje de grasa corporal, ¿Qué estrategia se puede tomar al respecto? gracias

    • Hola Guillermo, gracias por tu mensaje. Con respecto a tu pregunta, si bien es cierto que los pacientes en algunos casos pueden presentar retención de líquidos, antes de cualquier cambio en el plan, es importante valorar porque esta ocurriendo esto, confirmarlo y asegurarnos de que no estén interfiriendo otros factores en el desarrollo del plan de alimentación por parte de nuestros pacientes. También debemos estar al pendiente de todos los medicamentos que el paciente este tomando y le haya prescrito su médico (hay medicamentos que pueden favorecer la retención de líquido e incluso la resistencia a la insulina), por esta razón es prioritario que estemos en contacto con el Médico de cabecera que atiende a nuestro paciente. El manejo del paciente con obesidad mórbida no es sencillo y debe ser manejado por un equipo multidisciplinario y no necesariamente tienen que estar todos los profesionales en un mismo lugar, basta solamente con que le pidas los datos de su médico a tu paciente y te comuniques con el para presentarte y comentarle que estas atendiendo a su paciente y pedirle su opinión o más detalles sobre su historia clínica. Por eso es importante que mantengas mucha comunicación con los médicos de tu paciente. También es necesario; en muchas de las ocasiones; que antes de tomar una decisión le pidas a tu paciente estudios de laboratorio y si hay alguna situación médica, hay que referirlo inmediatamente con el médico Endocrinólogo o con el médico internista.

      Mi sugerencia es que con cada paciente se debe establecer un plan de vigilancia y evaluación del estado nutricio (cuarto paso del proceso del estado nutricio) que especifique cuáles datos e indicadores se van a evaluar y con qué frecuencia, para determinar el progreso alcanzado de acuerdo al cumplimiento de metas planteadas y resultados esperados. Esto permite realizar cambios oportunos. La vigilancia y la evaluación nutricia identifican los resultados relevantes de los diagnósticos nutricios y las metas alcanzadas en el plan de intervención.

      Es importante que de acuerdo a los objetivos establecidos, en cada consulta posterior se evalúe la adherencia percibida al plan, verificar logro de metas propuestas en la consulta anterior (¿qué cambios realizó en su alimentación y actividad física?), evaluar nuevos conocimientos y habilidades adquiridas de acuerdo a la consulta anterior, evaluar los cambios en el estilo de vida (tabaquismo, alcoholismo, ejercicio). En caso necesario revaluar la actitud para el cumplimiento de nuevas metas y el plan a seguir. Preguntar sobre barreras percibidas que afectan la adherencia del paciente (dudas, alimentos “difíciles de sustituir”, días “malos”, situaciones de vida, recaídas y demás).

      Con respecto a la evaluación bioquímica y clínica de acuerdo al perfil inicial: verificar el avance hacia metas bioquímicas esperadas para glucosa, resistencia a la insulina, perfil bioquímico y perfil de lípidos, etc.

      Individualizar la situación clínica de cada paciente. También estar al pendiente de nuevos diagnósticos por parte del médico de tu paciente, cambios en medicamentos o suplementación (dosis y tipo), medición de la presión arterial.

      En la evaluación dietética: evaluar el patrón de consumo con el recordatorio de 24 horas o registros de dos o tres días y/o los registros de automonitoreo o autovigilancia.

      Con respecto a los requerimientos hay que recalcular energía, proteínas y otros nutrimentos, si es necesario, con los métodos sugeridos en la consulta de primera vez.

      En lo referente al diagnóstico nutricio hay que priorizar los posibles problemas nutricios. Reelaborar el diagnóstico nutricio de acuerdo con los problemas nutricios descubiertos, nuevos o persistentes. Consultar la lista de problemas de la historia nutriológica de primera vez.

      En la parte de los objetivos del tratamiento, conservar los mismos objetivos, pero individualizar de acuerdo al nuevo diagnóstico nutricio. Se debe establecer un programa de mantenimiento de pérdida de peso, después de los primeros seis meses de tratamiento.

      En cuanto al plan de alimentación mi sugerencia es que se modifique, si es necesario, en base a los avances, logro de metas y objetivos. Tomar en cuenta barreras reportadas para el paciente, así como logros y factores asociados a éstos. Reforzar recomendaciones de acuerdo a la situación del paciente.

      Estrategias conductuales: continuar con las estrategias conductuales establecidas o elegir nuevas.

      Establecer recompensas. Por ejemplo, que el paciente adquiera ropa nueva o tenga pequeños obsequios o premios (que no sean comida), cuando la meta se haya logrado.

      Prevenir recaídas. Identificar situaciones que propician recaídas para evitarlas.

      Educación: de acuerdo con cada paciente, retomar los temas propuestos en la consulta de primera vez.

      Reforzar conocimientos y resolver dudas.

      Continuar con un plan educativo.

      Espero que con esta información que te comparto, tengas una idea más clara sobre la intervención con tu paciente y cuales son las estrategias más adecuadas para su manejo.

      Estoy a tus órdenes para cualquier otra duda.

      Saludos cordiales,
      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

  3. Hola doctora, quisiera saber cuales son sus recomendaciones para las personas que sufrimos de hipotiroides, mi problema radica en que al principio sufrí de hipertiroides y después de darme un cierta dosis de yodo, ahora padezco hipo, la vedad mi situación se me complica pues constantemente sufro de sobrepeso. No sé que hacer, claro que estoy en manos de endocrinólogos pero constantemente estoy con nutriólogos para controlar mi peso, pero me vuelvo esclava de las dietas y si aunamos que mi jornada de trabajo es de 8 a.m. a 7 p.m. no me doy espacio para hacer ejercicio. Quisiera que me ayude con su valiosa información y consejos. Gracias.

    • Hola Verónica, mi recomendación es que platiques con tu Endocrinólogo y con tu Nutrióloga o Nutricionista de cabecera sobre todas tus inquietudes porque ellos conocen mejor que nadie tu caso. Para poder darte una respuesta tendría que conocer tu historia clínica-dietética, tus antecedentes familiares, tu antecedentes personales patológicos y no patológicos, hacerte una evaluación de tu estado nutricio para poder determinar tu diagnóstico nutricio y revisar cual es la razón por la que se te dificulta controlar tu alimentación y porque no te funcionaron las otras dietas con los nutriólogos que consultaste anteriormente.
      Regularmente para valorar a un paciente de primera vez en mi consultorio me tardo una hora 15 minutos y en base a su diagnóstico nutricio le doy el plan más adecuado de acuerdo a sus características personales.

      Te comento que un plan de alimentación no tiene porque crearte angustia ni hacerte pasar privaciones o dejarte con hambre. Es importante que empieces el día con un buen desayuno y que no te brinques ninguna comida. Trata de seguir horarios regulares de comida y además buscar la manera de organizarte para hacer ejercicio porque esta es una parte muy importante para que puedas ver mejores resultados y controles mejor tu peso.

      Si bien es cierto que en un inicio del diagnóstico del hipotiroidismo puede haber un aumento de peso, esto no es determinante para que posteriormente los pacientes por culpa del hipotiroidismo no puedan bajar su peso. El hipotiroidismo no es una limitante, ni por padecer esta condición uno ya esta destinado a nunca bajar de peso. Existen otros factores que pueden estar contribuyendo a tu aumento de peso y tu nutriólogo tendría que valorarte en el consultorio en conjunto con tu médico para ver que es lo que esta sucediendo y obstaculizando que logres tus metas. Es importante que mantengas una buena comunicación con ellos. Y por lo pronto en lo que hablas con ellos, mi sugerencia es que para que tengas mejores resultados no olvides incluir al menos en tu alimentación 3 raciones de verduras y 5 raciones de frutas, distribuidas en todas tus comidas. También el agua juega un papel muy importante y la recomendación es que diariamente consumas entre 1.5 a 2 litros de agua natural. Que mastiques despacio los alimentos, que te tomes al menos 30 minutos para hacer tus comidas, que no te salgas sin desayunar de tu casa, controla las porciones y que evites los refrescos o bebidas industrializadas. Recuerda que la base de todo es el balance y la moderación.

      Saludos cordiales y quedo a tus órdenes,

      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

  4. buenas tardes, quisiera preguntarle lo siguiente: en la consulta externa a un paciente con sobrepeso u obesidad, después de sacar su requerimiento diario supongamos que fue de 1800 kcal/día, seria correcto iniciar con un plan de alimentación de 1300 kcal/día? y de que forma ( cuantas kcal/día) tengo que seguir dando los planes de alimentación subsecuentes???

    • Hola Lupita, para poderte dar una recomendación más puntual necesitaría conocer la historia clínica-nutricional del paciente, si es hombre o una mujer o un adolescente o un niño, estado fisiológico, si el paciente ya ha tenido otros intentos de realizar dietas con otros profesionales de la salud (cuales fueron sus resultados con estas dietas, cuanto bajo de peso, porque suspendió el plan). Habría que analizar cada caso en particular muy detenidamente porque cada persona es diferente y habría que valorar sus antecedentes familiares y sus antecedentes personales no patológicos y patológicos (su padecimiento actual, si tiene alguna cormobilidad agregada como dislipidemias, hipertensión, diabetes, resistencia a la insulina, etc), su historia dietética, sus hábitos de alimentación, sus gustos, lo que no le gusta, qué medicamentos esta tomando y cuáles tomó anteriormente para bajar de peso, también revisar que exámenes de laboratorio le han practicado. etc. Es muy importante considerar todo esto antes de dar un plan. Los planes de alimentación de un paciente deben estar basados en el diagnóstico nutricio del paciente y los objetivos de la intervención (estos objetivos deben establecerse de común acuerdo con los pacientes y de acuerdo al diagnóstico nutricio). Te comento que mi práctica clínica diaria con mis pacientes, sigo las pautas del proceso del cuidado nutricio de la ADA (Evaluación del estado nutricio, diagnóstico, intervención, evaluación y monitoreo). Y para llegar a establecer estos objetivos de intervención que comenté y decidir que plan le vas a dar a tu paciente de acuerdo a sus características individuales, tienes que valorar su estado nutricio de manera minuciosa (tomando en cuenta sus indicadores antropométricos, bioquímicos, clínicos y dietéticos) para poder determinar su diagnóstico nutricio y no solo me refiero al IMC sino a los factores involucrados y a los factores que están propiciando que el paciente no pueda controlar su peso o no pueda mejorar su estado de salud. También es importante valorar la disposición para el cambio, si el paciente esta preparado, ver en que etapa de cambio esta. Por eso es muy importante la primera pregunta que les hacemos a los pacientes cuando llegan por primera vez a la consulta: ¿En que te puedo ayudar? o ¿Cuál es el motivo de tu consulta?. A veces me ha tocado que van a la fuerza porque la esposa o el esposo, la mamá o el papá los llevo a la consulta y ellos no están convencidos de querer hacer ese cambio.

      Una vez que tengas el diagnóstico nutricio se establecen los objetivos de intervención. Para que quede más claro lo del diagnóstico te pongo un ejemplo de como se redacta un diagnóstico nutricio:

      -Consumo excesivo de hidratos de carbono (65% VCT) (PROBLEMA), “relacionado con” la ingestión de grandes cantidades de refresco (casi un litro) y dulces entre comidas (ETIOLOGÍA) y “evidenciado” por hiperinsulinemia y obesidad abdominal (circunferencia abdominal igual a 100) (SIGNOS Y SÍNTOMAS).

      El pensamiento crítico en el diagnóstico nutricio también es esencial para encontrar patrones y relaciones entre los datos y posibles causas, para hacer inferencias, evitar juicios personales, efectuar conexiones interdisciplinarias y decidir cuáles diagnósticos son relevantes y cuáles no.

      Después del diagnóstico, viene la etapa de la intervención que consiste en planear y establecer acciones basadas en la evidencia científica que se enfoquen al tratamiento de la causa actual o a las causas potenciales del o de los problemas identificados. La intervención busca cambiar conductas relacionadas con la nutrición, factores de riesgo, condiciones ambientales y otros aspectos de salud relacionados con la nutrición. Por lo general se enfoca a la solución del problema nutricio o su etiología, con menor frecuencia al tratamiento de los signos y síntomas. Para diseñar la intervención nutricia se deben definir con claridad los objetivos, metas y resultados esperados, para llevar a cabo un tratamiento basado en su cumplimiento. Dichas metas o resultados se clasifican en 4 áreas:

      – Cuidado basado en el valor del paciente (calidad de vida, satisfacción del sujeto, autoeficacia, automanejo y habilidad funcional).

      – Resultados directos de nutrición (conocimientos ganados, cambios de conducta, mejoría en el consumo de alimentos o nutrimentos y mejoría en su estado nutricio).

      – Resultados clínicos y de salud (valores de laboratorio, signos síntomas de enfermedad, cambios en el perfil de riesgo y mejoría del estado clínico).

      – Aplicación de cuidados de salud y disminución de costos (prevención de complicaciones, cambios en medicamentos, número de visitas clínicas no planeadas, número de ingresos hospitalarios prevenibles y duración de hospitalización).

      Es importante que el nutriólogo conozca y utilice la mejor evidencia científica disponible, incluyendo lineamientos basados en la evidencia y literatura científica actual.

      Como te podrás dar cuenta nuestra labor es muy importante y no puede reducirse a dar solo dietas y hacer restricciones sin haber evaluado correctamente a nuestros pacientes. Además nosotros tenemos que prescribir un plan basado en los requerimientos del paciente y en los objetivos de intervención. Y si no se toma en cuenta toda la metodología del Proceso del cuidado nutricio y brincándose todos estos pasos, se le da al paciente un plan que no cubre sus requerimentos y esta desequilibrado. Dietas muy restrictivas pueden ocasionar una descompensación metabólica y afectar la densidad ósea, disminuyéndola y condicionando sobre todo a las mujeres que tienen obesidad a que corran riesgos de presentar fracturas pasando los 40 años o en la etapa del climaterio o en los cambios hormonales.v

      Si quieres profundizar en el Modelo del Proceso del Cuidado Nutricio para que tengas mejores resultados en tu consulta, te sugiero estos libros y esta literatura que esta excelente:v

      – Mahan, L. et al. (2012) Krause´s Food and the Nutrition Care Process. Edition 13. Elsevier. USAv

      – Writing Group of the Nutrition Care Process/Standardized Language Committee. Nutrition Care Process and Model Part and Part II. Journal of the American Dietetic Association (ADA). 2008

      – Perichart, O. (2012). Manual de lineamientos para la práctica de la nutrición clínica. Enfermedades crónico-degenerativas. Primera edición. Editorial Mc Graw Hill. México, DF.

      Espero Diana que te sirvan mis consejos y la información que te comparto para que puedas tomar mejores decisiones con respecto a que tipo de planes darle a tus pacientes.

      Estoy a tus órdenes para cualquier otra duda.

      Saludos cordiales,

      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

  5. Buen día Dr.

    Quisiera saber que opina sobre dejar de consumir lácteos porque causan inflamación es verdad o mito?

    Y que opina de los edulcorantes? Son mejores o es mejor consumir miel natural de abeja?

    Muchas gracias

    • Hola Jennifer, mi postura con respecto a este tema de los lácteos es objetiva, centrada en la evidencia científica y no radical. En primer lugar hay que separar la leche y productos lácteos (yogurt, queso, jocoque, etc), regularmente a las personas que tienen intolerancia a la lactosa son las que no toleran la leche y los productos lácteos (sobre todo tienen más problemas con la leche) y les causa inflamación intestinal. La intolerancia a la lactosa sucede cuando el intestino delgado no es capaz de digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. La razón de este problema es que el intestino no produce suficiente cantidad de enzima lactasa. Las enzimas ayudan al cuerpo a absorber los alimentos. No tener suficiente lactasa se denomina deficiencia de lactasa. Los síntomas se presentan frecuentemente de 30 minutos a dos horas después de comer o beber productos lácteos, y a menudo se alivian no comiendo ni bebiendo estos productos. Consumir grandes cantidades de productos lácteos puede causar síntomas peores.

      Los síntomas abarcan:
      •Distensión abdominal
      •Cólicos abdominales
      •Diarrea
      •Gases (flatulencia)
      •Náuseas

      Otros problemas intestinales, como el síndrome del intestino irritable, pueden causar los mismos síntomas que la intolerancia a la lactosa.

      Los exámenes para ayudar a diagnosticar la intolerancia a la lactosa abarcan:

      •Prueba de aliento para lactosa-hidrógeno
      •Prueba de tolerancia a la lactosa
      •pH de las heces

      Tratamiento

      La mayoría de las personas con niveles bajos de lactasa puede tomar de 2 a 4 onzas (hasta media taza) de leche una vez sin tener síntomas. Las porciones más grandes (más de 8 onzas o una taza) pueden causar problemas para las personas con deficiencia de lactasa.

      Estos productos lácteos pueden ser más fáciles de digerir:
      •La mantequilla de leche y los quesos (tienen menos lactosa que la leche)
      •Los productos lácteos fermentados, como el yogurt
      •La leche de cabra
      •Quesos curados o duros
      •Leche y productos lácteos deslactosados

      Si tu tienes algún problema y te identificas con los síntomas que he comentado entonces no debes consumir leche y busca las opciones de más fácil digestión.

      Muchas personas han satanizado la leche y de todo lo que dicen no hay la evidencia científica que lo avale, hasta el momento no he encontrado ningún ensayo clinico serio con la metodología adecuada que confirme toda esa información negativa. Además en la mayoría de las personas que reportan problemas se ha analizado su alimentación y no podriamos culpar a la leche porque consumen otros alimentos que no son favorables.
      Lo que bien es cierto, es que los expertos en el área de la salud no recomiendan más de 1-2 tazas de leche por día. El exceso de leche puede provocar el que no asimiles el calcio por el contenido de proteína y fósforo. También por ejemplo el exceso de proteínas sobre todo provenientes de carnes rojas por el contenido de fósforo hacen que no se asimile el calcio. También los refrescos o bebidas embotelladas por su contenido de ácido fósforico provocan la misma situación. Entonces esto significa por ejemplo que si abusas de los lácteos no vas aprovechar adecuadamente el calcio.

      También es cierto que hay maneras de obtener el calcio y no tiene que ser obligadamente a través de la leche. Pero siempre les digo a las personas que si por su propia voluntad decidieran no consumir ningún lácteo, es mejor que vayan con la Nutrióloga o Nutricionista para que los ayude a mejorar sus combinaciones de alimentos para no tener ninguna deficiencia.

      La leche es necesaria en la primera etapa de la infancia, en el nacimiento hasta los 6 meses mínimo y en el caso de los adultos ya no es relevante. He tenido pacientes que se acaban un litro de leche y la realidad es que ya no es necesario que tomen tanta leche y dejan de comer otros alimentos que mas les benefician. Y en un contexto de una alimentación saludable si no tienes problemas con la intolerancia a la lactosa o alguna alergia a la proteína de la leche puedes incluir con moderación 1 tza de leche o yogurt y también una ración de queso bajo en grasa por día.

      Con respecto a los edulcorantes artificiales, la pregunta seria por que quieres consumirlos? Si tu tienes algún problema salud que amerite que los consumas, como en el caso de diabetes, dislipidemias o sobrepeso dentro de una alimentación balanceada pudiera ser una alternativa pero con moderación. Existen varios en el mercado pero siempre les digo a las personas que primeramente si tienen un problema de salud vayan inmediatamente a consulta con la Nutrióloga o Nutricionista para ser valorados y de acuerdo a su diagnóstico el Profesional de la Salud que los atienda les recomiende lo más apropiado para ellos. En el caso de los pacientes con diabetes no es recomendable la miel de abeja por que tiene un alto índice glucémico y puede alterar los niveles de glucosa en sangre. En el caso de sobrepeso u obesidad tampoco lo recomiendo. A mis pacientes con estas características y que tienen que controlar su glucosa, sus triglicéridos o su peso, les sugiero que de preferencia utilicen Stevia.

      Espero haber resuelto tus dudas.

      Saludos cordiales y quedo a tus órdenes.

      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

  6. Hola. Antes que nada quisiera demostrar mis respetos hacia su persona y curriculum impresionante y a lo que se dedica. Siento gran admiración por las personas que se dedican a lo que les gusta y es tanta la pasión, que son capaces de transmitir todos sus conocimientos. =) Ahora bien,tengo unas preguntas que me inquietan con respecto a la composicion corporal . Cuando una persona hace ejercicio y lleva una buena alimentación con esto me refiero a que es correcta, completa, equilibrada, suficiente…. Se que lo mas probable es que baje grasa corporal, por lo consiguiente esto quiere decir que aumenta su musculo al bajar la grasa? Que sucede si la persona requiere bajar musculo solamente? Se considera buena opción el ejercicio anaerobico? Es malo en una dieta perder grasa y musculo?? Y en dado caso a que esto suceda que tendría que pasar para que esto ocurriera.

    Muchas gracias! =)

    • Hola Andrea, te agradezco mucho tus comentarios. Con respecto a tu duda, siempre les recomiendo a mis pacientes que no se angustien por estos temas. Si tu tienes una aimentación adecuada bajo la supervisión de un Nutriólogo y con una rutina de ejercicio aeróbico adecuada, lograrás tus metas de bajar la grasa corporal y mantener intacta tu masa magra (músculo, hueso y tejido). Existen muchas dietas de moda que las personas realizan sin la supervisión de un Nutriólogo y muchas de estas dietas son peligrosas además comprometen la masa magra y lejos de bajar la grasa lo que mas pierden las personas es músculo. Se produce un terremoto interno metabólico, lo que hace que la persona pierda peso, pero es tan grande el desorden que vuelve a recuperarlo.

      Ahora para que ganes músculo (en caso de que ese sea un objetivo por una cuestión de que se practique algún tipo de deporte a nivel profesional que así lo requiera); además de perder grasa, tendrías que tener una rutina de ejercicio específica, y además del ejercicio aeróbico (que es el más recomendable para quemar grasa) tendrias que hacer ejercicio anaeróbico (este tipo de ejercicio ayuda a fortalecer los músculos o incrementar el volumen) en conjunto con una plan de alimentación balanceado.

      Andrea, con respecto a tu pregunta de que sucede si la persona requiere bajar músculo, mi consejo es que no lo hagan. Habría que analizar el contexto de porque quieren bajar de músculo, si es una persona que hace muchas pesas y aumento demasiado su volumen y ahora lo quiere disminuir? o que otra razón tendría para hacerlo? Pero mas allá de eso, no es justificable perder músculo, además puede implicar problemas para el metabolismo. Lo importante es que si las personas tienen problemas de peso, la grasa corporal es la que se debe disminuir y deben llevar un plan de alimentación adecuado con una rutina regular de ejercicio para perder peso a expensas de grasa y conservar su masa magra o aumentarla con el ejercicio.

      Espero haber resuelto tus dudas. En caso en que tengas un caso en particular de un paciente con respecto a estas inquietudes me lo puedes comentar.

      Saludos cordiales y quedo a tus órdenes,

      Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.

Los comentarios están cerrados.